Crónicas de la 4R: El Mejor Presidente (Muerto) de la Historia

Un año ha pasado desde que la nación del tequila y el mariachi eligió a un presidente muerto. Pocos dudaban de su capacidad e infinita bondad, pero nadie sabía que su omnipotencia llegaba al punto de resurrección. 

Se dice que la inmensa fe de sus fieles seguidores lo trajo de vuelta del más allá, ni siquiera muerto tenía derecho a fallar. ¡Y vaya doce meses que nos ha regalado el milagro de la cuarta resurrección!

La corrupción terminó por completo gracias a su ejemplo inmaculado. Ya no hay más huachicol en Pemex ni chayote en los medios. La mafia del poder se desmanteló por completo y ahora está al servicio del presidente. El sistema de justicia es tan eficiente que los criminales y corruptos ni siquiera necesitan pisar la cárcel; ya todos se han arrepentido y creen en el evangelio de la cartilla moral. El béisbol está en su apogeo y todos los deportistas fifís perdieron sus injustificados privilegios; de cualquier modo, a nadie le interesaban los clavados o la esgrima. El medio ambiente está sano, la relación con Estados Unidos va viento en popa y el peso se mantiene estable pese a los pronósticos de los adversarios. 

Además, nunca ha habido mayor libertad de expresión. Si bien es cierto que hay un puñado de resentidos herejes que se oponen a Manolo, el mesías respeta estas diferencias y los perdona porque no saben lo que hacen. Hasta los deja marchar por las calles, ya que, a fin de cuentas, un par de docenas de protestantes no bloquean ni media banqueta. 

Pero lo mejor de todo es que el pueblo bueno por fin tiene voz. Basta con asistir a uno de los mítines de Manolo resucitado para darse cuenta de la gran transformación que se ha vivido a un año de su elección:

—Que levante la mano todo aquel buen ciudadano que quiera una vida feliz —pidió Manolo a la multitud. 

Cientos de dedos índices apuntaron al cielo en señal de aprobación. 

—Ahora, que levante la mano el pobre diablo que prefiera una vida triste y desolada.

Un par de despistados alzaron su mano ante los abucheos de la muchedumbre. 

—¡El pueblo sabio ha hablado! ¡Vida feliz para todos! —decretó el presidente–. Por último, ¿quién considera que la cuarta resurrección es el mejor gobierno que ha tenido este país?

Absolutamente todos los asistentes a la reunión de ciegos estallaron en júbilo de aprobación. Tenían al mejor presidente de la historia y eso nadie se los iba a quitar, ni siquiera un trasplante de córneas.

Leave a Reply

Close Menu