Migración – ¡Bullying Trumpista!

Por Alejandra Moya

El fenómeno migratorio se debe de entender desde un enfoque económico “pobreza”, en general son pocas las personas con espíritu aventurero, los migrantes suelen ir en busca de mejores condiciones de vida, tan es así que no es difícil escuchar lo que le llaman el “sueño americano” o “ir buscando norte”. Así como en los fenómenos físicos donde el calor suele moverse a donde encuentra lugares con menores cantidades de calor, las personas suelen moverse a los lugares donde hay dinero o trabajo.

Actualmente se ha visto olas migratorias pasando por nuestro país buscando “el sueño americano” de centroamericanos, en especial provenientes de Guatemala, Honduras y El Salvador, pese a los riesgos que implica emprender el viaje, y para entenderlos les recomiendo el documental realizado por Pedro Ultreras llamada “La bestia”, y pese también al endeudamiento que estas personas generan con la industria de migración ilegal “coyotes”, como experiencia personal alguna vez que estuve en USA y me toco platicar con un guatemalteco, tenia un salario semanal de 550 dólares y la deuda que obtuvo con su coyote fue de 10 mil dólares, donde el aval era a su familia. Los centroamericanos deciden arriesgar literalmente todo para buscar su norte.

La miseria existente en los países centroamericanos, violencia, las grandes sequías ocasionadas por el cambio climático, la baja en los precios de sus productos agrícolas, entre otros, se muestran como algunos de los factores que incitan al fenómeno migratorio masivo.

El presidente López Obrador ha declarado una política proteccionista y de derechos humanos para los migrantes que transitan por nuestro país, en específico el viernes pasado declaró que los niños migrantes serán abrazados por el gobierno mexicano, en palabras del presidente “Si es necesario, los abrazamos y los protegemos y los hacemos mexicanos. Si se necesita. Es la fraternidad universal, el humanismo que está por encima de las fronteras. Eso va a ser nuestra norma de conducta”.

Por su parte Trump ha dado a México 45 días para poner a prueba las expectativas de Estados Unidos en temas migratorios, que de ser favorable bajarían las tensiones hacia las amenazas en un principio comerciales, aunque Trump en este tema tiene un plan B, ha propuesto que México se asuma como “tercer país seguro”, este término se asigna de manera sencilla para cuando una persona que ha pedido asilo en un país en este caso Estados Unidos, pueda ser recibido por otra nación con el mismo tipo de protección pedida, lo que haría que México tendría que dar asilo a los migrantes revocados de Estados Unidos, aunque el debate está sobre la mesa, ya que hay quienes aseguran que México no cumple los requisitos para ser considerado “tercer país seguro” por las instancias internacionales, los primeros intentos de parte del presidente gringo por poder aventar la pelotita de su problema migratorio a nuestro país está presente. 

No debemos de quitar de vista los tiempos electorales en nuestro país vecino, donde México está siendo usado por el presidente Trump para poder reelegirse, dicho en términos gringos nos hacen “bullying”. Y para nadie es secreto el discurso racista y de odio utilizado por Trump para ganar popularidad cuatro años atrás, con su campaña “American First” prometiendo el muro fronterizo, aumentos aduanales, oponiéndose al libre comercio por cuestiones de seguridad nacional, entre otros. Durante su cargo como presidente, se ha peleado con quien ha podido, comenzando por la guerra comercial declarada a China, así mismo las amenazas a Europa y Japón con poner aranceles, aunque el presidente ha dado un lapso de 6 meses para negociar, han hecho que en especial Francia y Bélgica no quieran sentarse a platicar, esto debido a que Trump no quiso firmar un pacto global de combate al cambio climático en 2017. Por su parte Canadá también fue amenazado hasta de sacarlo del T-MEC antes TLCAN, después del bullying realizado a Canadá fue incluído en el acuerdo. Por otra parte, el bloqueo comercial impuesto por Trump sobre Venezuela, llevando lamentablemente a una superinflación a este país, etc. 

Así que el pronóstico hacia los próximos meses no es alentador para México, ya que Trump seguirá presionando a nuestro país para poder ganar popularidad en las elecciones 2020, queda esperar que el gobierno mexicano, sea lo suficientemente prudente para no caer en provocaciones y se muestre lo suficientemente solido para aguantar el “Bullying Trumpista”

Leave a Reply

Close Menu